Facundo Acosta: Un apasionado de la actividad física y de la buena música

Hace siete años que la esquina de Mitre y Belgrano, de la ciudad de San Luis, se convirtió en un lugar que invita a realizar actividad física y por qué no, también a bailar. Basta con caminar por la zona para sentir la buena energía que proviene del lugar. Allí funciona el gimnasio BienEstar.

Su dueño, Facundo Acosta, de 39 años, es profesor en disciplinas específicas, pilates y personal trainer, y gracias a un amigo que lo incentivó a abrir el gimnasio, hoy en día los puntanos cuentan con un lugar donde no solo podrán mejorar su salud y tonificar el cuerpo, sino que también se brinda una formación que vale la pena ser mencionada. “Es un lugar cálido y con muy buena atención”, manifestó un cliente. “Actualmente, en el local se desarrollan actividades de Entrenamiento Funcional (adaptado), Pilates Reformer, y Cardio, entre otras.

Antes de tener este espacio, Acosta, daba clases en una escuela, aunque desde hace más de diez años que su mundo está ligado al deporte como profesor e instructor. Amante de lo que hace, siguió especializándose y realizando cursos de distintos tipos, entre ellos, el de Prevención y Rehabilitación de Lesiones, así como también está capacitado en IndoorBike.

Facundo es una persona que se preocupa en todo momento por sus alumnos, queriendo acompañarlos en cada paso que dan, “es fundamental estar con ellos”, aseguró. Si bien, en el 99% de las veces, está presente, en ocasiones cuando no puede, recurre a otros profesores que lo ayudan. También cuenta que, con muchos de los clientes, termina teniendo una relación de amistad con el tiempo en donde comparten salidas y actividades al aire libre. “Me gusta compartir momentos y lugares con los alumnos, trato de que el gimnasio sea una gran familia”, declaró.

La gente puede concurrir a las instalaciones a partir de los 18 años en adelante, aunque en caso de ser más chica, puede hacerlo acompañado de un adulto. Lo mismo sucede en caso de que la persona tenga que prepararse para una disciplina en específico, donde también puede asistir para entrenar. “El gimnasio está adaptado para personas de cualquier edad”, afirmó, Acosta. Para quienes deseen inscribirse, “se va a solicitar un chequeo médico o electrocardiograma, que luego se hará anualmente para controlar la salud del cliente”, agregó.

A pesar de que el lugar cuenta con unas 80 personas, entre pilates y funcional, que se distribuyen por turnos y por horas para una mejor organización, durante la pandemia no fue sencillo desarrollar la actividad. Por causa del Covid-19, muchos gimnasios decidieron cerrar sus puertas, y el dueño de Bien Estar, buscó la manera de seguir adelante con su emprendimiento. Recurrió a las clases virtuales, como muchos otros rubros, también al alquiler de maquinaria y a la elaboración de rutinas, con la idea de que la actividad no se detenga.

Apasionado por la actividad deportiva, Facundo tiene su rutina de entrenamiento, en donde los lunes, miércoles y viernes, realiza la parte de fuerza en el local, complementada con lo aeróbico los martes y jueves, en el club Serranías Puntanas, donde da clases de GAP, disciplina de glúteos, abdomen y piernas, después de las 21:00 horas, aproximadamente, una vez que termina la jornada en el gimnasio.

Otra pasión, la música

Otra de las pasiones del entrenador, es la música, motivo por el cual, dos fines de semana al mes, por lo menos, participa de algún evento como DJ, trabajo que realiza hace casi 20 años. Evocado a eventos sociales como cumpleaños, casamientos, fiestas privadas y de empresas, DJ Bebe, como es conocido en el ambiente, expresó que se siente mucha adrenalina estando sobre un escenario, “es algo muy fuerte, terminas muerto, pero contento porque haces lo que te gusta”, detalló.

A causa del constante trato que tiene con la gente en el rubro de la música,-el también artista- termina conociendo a gran parte de los invitados, los cuales después lo contratan para nuevos eventos.

En cuanto a sueños por cumplir, Facundo, es una persona muy inquieta que siempre está buscando nuevos desafíos y esperando a que la vida lo sorprenda. “En el futuro me veo trabajando en el gimnasio, pero ojalá pueda incorporar un gran equipo armado a mi gusto, con gente que tenga mi forma de trabajar”, comentó.

Lo más gratificante para Facundo, es el cariño que recibe diariamente por parte de sus alumnos y de la gente en los eventos. Acompañado charlas y de risas, disfruta tanto de cada uno de sus trabajos que le resulta muy difícil optar por alguno de los dos. “Elijo el gimnasio de lunes a viernes y el fin de semana, la música”, concluyó.

Por: Lucas Flores #SanLuisVip