Ágata Kermen la profe de sonrisa permanente que eligió la gimnasia como estilo de vida

Comenzó de muy joven a incursionar en el mundo de los ritmos latinos y aeróbicos. Participó en varios certámenes, innovó y se fue adaptando a las nuevas tendencias, actualmente la zumba la conquistó y a través de ella, comparte su energía y buena vibra.

Ágata kermen habló de sus inicios y se remontó a 1999 cuando participaba en un grupo que competía a nivel nacional, en el cual los ritmos eran aeróbicos y latinos, particularmente en el Merengue.

“Ahí como alumna lo hice por mucho tiempo, después con el tiempo comencé con lo mío y en el 2004 arranqué a dar clases, me abrí del grupo y empecé a público abierto. Fue así que en el 2006, comencé con mi propio grupo de competencia, era un grupo adulto, en el que yo también participaba. Estuvimos 10 años juntos”, recordó y explicó que fue un trabajo constante que te lleva tiempo ya que se realizan coreografías, se le da mucha importancia al vestuario, a los temas musicales, a los viajes, a juntar el dinero para llevarlos a cabo. Todo llevaba su tiempo y la verdad que en ese momento lo hice con muchísima pasión”, aseguró.

“En los comienzos se llamó ‘Toribio Gym’, lugar donde trabajo hace casi 20 años, más adelante le cambiamos el nombre y se llamó ‘Ágata Dancers’”, contó satisfecha con esa experiencia llenadora y reveló también que aún conserva en una pared los logros alcanzados llena de los recuerdos de viajes, reconocimientos y fotos.

Tiempos de cambios

Kermen fue evolucionando y buscando tener un equilibrio que le permitiera cumplir con sus metas y las de sus alumnos y fue por ello que en 2016 se retiró. “Hice la noche de mi gala, que fue la noche de las ‘Ágata dancers’. En ese evento muchos de los gimnasios de San Luis me acompañaron y participaron, como también de Villa Mercedes, fue una experiencia hermosa porque quería hacer el retiro de lo que es el escenario, sentí que era un momento en donde terminaba una etapa y comenzaba otra”, dijo Ágata, quien continuó con fitness de manera full-time.

Zumba: conexión, sincronía e interacción cuerpo-mente

La carismática profesora contó que comenzó a dar clases de Zumba en el 2016 y dijo que en esos años era casi una novedad. Ahora sigue de moda y mucha gente se ha sumado. “Gusta mucho, no es nada que no sea lo que hacíamos antes, a lo que yo le digo la vieja escuela. Hacíamos exactamente lo mismo con la diferencia de que el programa tiene variante, son varios ritmos en una misma clase, pero depende de cada profe el entusiasmo que lleva y hace que el grupo te siga y que tenga la misma pasión que vos”, expresó entusiasta.

La impronta de Ágata

A sus 43 años la morocha simpática que lleva al frente a su grupo que llega al gimnasio con la meta de perder algo de peso de forma divertida y muchas veces mejorar su estado de ánimo, cuenta que, en estos años, se ha rodeado de gente magnífica. “Me traigo todo lo positivo de ellos. Tengo alumnos de más de 10 años y es gratificante la gratitud de ellos. Siento que esa esencia mía, esa que llevo desde la primera vez que hice una clase y me gustó, no la he perdido con los años y siento que eso es lo que transmito a todos mis alumnos en la actualidad, y con la cercanía que te dan las redes, el contacto es más estrecho. El baile y la energía hacen que, en ese momento con la música, puedas bailar como tú quieras bailar. Amo lo que hago”, dijo finalmente Ágata. #SanLuisVip