Responsabilidad afectiva: La nueva ética en el amor

0
190

Las maneras de relacionarnos han evolucionado, sobre todo, en el campo del amor. Las relaciones sentimentales han cambiado, y si bien se mantienen las clásicas relaciones monógamas con el concepto de fidelidad, también surgieron otros tipos de relaciones más abiertas.

Estas “nuevas” relaciones, y decimos nuevas porque si bien antes existían, existían bajo la clandestinidad, sin códigos ni responsabilidades. Hoy en día somos más conscientes de quienes somos, que sentimos y qué queremos para nuestra vida.

Una nueva forma de ética, diferente a la fidelidad aparece en juego, y esta es la RESPONSABILIDAD AFECTIVA. Esta nueva ética se basa en ser claros, no solo con nosotros mismos, sino con el otro. Dejar las intenciones claras en nuestras relaciones sexoafectivas con alguien no es más que cuidar al otro y no dañarlo.

Las frases” No enamores a alguien a quien no estás dispuesto a amar” o ”No hagas lo que no quieres que te hagan” son unos de los pilares de esta nueva y sana forma de relacionarnos. Sabemos que no queremos una relación estable con alguien, y el otro, también debe saberlo, ya sea hablándolo, o dándoselo a entender a través de nuestros actos. Esto no implica que esta persona sea solo un objeto para nosotros, implica todo lo contrario, cuidarla y respetar sus emociones.

La responsabilidad afectiva no nos asegura que no suframos o que la otra parte tampoco sufra, esta es una herramienta para establecer relaciones con una mayor igualdad entre las partes, donde no existan roles dominantes, donde desarrollemos la empatía y dejemos de lado querer llenar vacíos personales mediante el ego de usar a las personas.

Por: May Rosales –Estudiante de Marketing y Publicidad #SanLuisVip