La tapa que generó repudio popular

0
135

En los últimos días un medio gráfico muy conocido en nuestro país, generó bastantes críticas y repudio por un eufemismo usado en su tapa, respecto a una fotografía de la reina de Holanda, Máxima Zorreguieta y su hija mayor, Amalia haciendo referencia a su físico. “Luce con orgullo su look «plus size”.

Comencemos por el lado de que el pluze size, no existe. Sigamos con que tampoco es un look y tampoco lo muestra con orgullo, solo se acepta tal cual es, ya que en la foto sale natural y compartiendo un momento con su madre. Entonces aquí es donde nos preguntamos… ¿hasta cuándo vamos a leer estas cosas o dejar que sucedan? Somos nosotros los que compramos este contenido y lo normalizamos, pero para dejar de hacerlo, te voy a compartir datos de empresas y personas que han dejado de lado estos cánones estructurales para realmente comenzar a empatizar con el otro.

La firma de Gucci, sumo a una joven llamada Ellie Goldstein de 18 años, con síndrome de Down para ser la cara de su nueva campaña. Victoria´s secret, por otro lado, dejo de mostrar a su elenco de modelos extremadamente delgadas y ahora salen a la pasarela con cuerpos naturales, luciendo distintos talles en la pasarela. Incluso también forma parte de esta empresa Winnie Harlow, la primer modelo con vitiligio en la moda. Otra modelo que cambió la cara de la firma Chanel y Saint Laurent, es Adut Akech, modelo africana que cerró  la pasarela en la semana de la moda en París  y Milan. Varias marcas como Versace, Moschino también se sumaron a este cambio y muy bien aceptado ya que son íconos de la moda que tienen efecto es muchísimas personas de acuerdo a como debemos vestir o aparentar ser.

Hay miles de nombres más para dar a conocer como Tess Munster, Ashley Graham entre otras modelos de “talles grandes”. Quiero decir que si uno se pone a investigar o simplemente mirar los nuevos spots publicitarios, la falta de aceptación del peso de una persona, tanto como la elección sexual, color de piel, ya es algo pasado de moda, retrogrado. Si aceptamos eufemismos, deberíamos fijarnos cuestiones que hay que trabajar en nosotros y si te hacen ruido cuando aparece, entonces el objetivo de que cada uno debe vivir aceptándose, se está logrando.

Por. Carolina Remedi – Periodista #SanLuisVip